La experiencia en la IAF le permitió desarrollarse para llegar hasta donde se encuentra ahora. Esta oportunidad le permitió también conocer personas de gran valor, quienes además le sirvieron de enlace para ampliar su alcance. En el seminario aprendió de estrategia política, de comunicaciones, organizaciones efectivas y alianzas internacionales. Todo esto lo aplicó posteriormente a través de distintos espacios.

Jatzel Román tiene 30 años y es de Santo Domingo. Actualmente es Viceministro de Relaciones Exteriores de la República Dominicana. Sin embargo, en 2007 fue cuando recibió su primera oportunidad con la Fundación Friedrich Naumann para asistir a la Academia de Liderazgo en Gummersbach. Fue un inolvidable en diciembre para formar parte del seminario “Fortalecimiento de Organizaciones Políticas Jóvenes”. 

Si bien Jatzel ya había comenzado su actividad política desde 2007 y había dedicado mucho tiempo al estudio de las relaciones exteriores. Teniendo especial interés en la vinculación de los movimientos, así como organizaciones liberales, este seminario fue la primera actividad formal fuera de su país.

La experiencia en la IAF le permitió desarrollarse para llegar hasta donde se encuentra ahora. Esta oportunidad le permitió también conocer personas de gran valor, quienes además le sirvieron de enlace para ampliar su alcance. En el seminario aprendió de estrategia política, de comunicaciones, organizaciones efectivas y alianzas internacionales. Todo esto lo aplicó posteriormente a través de distintos espacios.

Después del seminario, Jatzel se convirtió en Director Ejecutivo del Centro de Análisis para Políticas Públicas (CAPP), Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Reformista en su país, columnista de opinión en diversos periódicos de amplia circulación en América Latina, panelista en medios de televisión sobre temas de economía y política exterior y observador internacional en 29 procesos electorales en 23 países, también siendo expositor en foros de alto nivel en todos los continentes. 

“La visión que tengo para mí país, es una basada en los valores republicanos e institucionales que a lo largo de la historia han sido comprobados como clave para el desarrollo y la prosperidad. Estoy plenamente convencido que a medida que vayamos fortaleciendo la transparencia, superando la discrecionalidad y fomentando la libertad que derrote la herencia populista podremos alcanzar el éxito, lo cual aplica tanto a nivel nacional como regional”

Para Jatzel, la libertad, más que un concepto abstracto, es el valor esencial del ser humano con todos los desafíos y responsabilidades que eso conlleva. Señala que el autoritarismo latinoamericano en gran medida se ha alimentado por la creencia errada de que la concentración de poderes puede servir como plataforma benévola, teniendo inevitablemente resultados contrarios al bienestar ciudadano. Para él, luchar por la libertad es difícil desde la oposición y también desde el propio oficialismo, pero señala que es el compromiso que asumimos todos quienes nos hemos inspirado en ella. 

Personalmente, el nunca olvida que ha entrado al sistema no para administrarlo, sino más bien para transformarlo, contribuyendo primero desde la crítica y ahora buscando hacerlo con acciones reales, a veces grandes y a veces pequeñas, pero siempre queriendo avanzar ya sea con un solo paso hacia una República Dominicana y una América Latina más libre e institucional.